viernes, septiembre 29, 2006

El Último Merovingio

El Último Merovingio, de Jim Hougan, es una novela que mezcla política, espionaje y misterio. Toca los palos de las celebérrimas novelas de Dan Brown, pero en mi opinión con una calidad resultante superior a los libros-clon de Brown. No se trata de ninguna maravilla excepcional de la literatura, pero hay que ser justos: Es un libro que se deja leer bastante bien, divertido y cuya trama permanece íntegra durante su desarrollo.
La novela tiene como protagonista a Jack Dunphy, un espía de la CIA que, a raíz del horrible asesinato del tipo que tenía que vigilar en Londres, tiene que hacer las maletas y abandonar su anterior identidad. Una vez regresa a EE.UU. la CIA le destina a trabajos para los parias: Se dedica a una aburrida labor burocrática. Sin embargo, Dunphy aprovecha la coyuntura para usar la maquinaria de la CIA en su provecho y tratar de esclarecer que es lo que sucede. Descubrirá una trama que hunde sus raices en lo sprofundo de la historia y en la que se mexclan personajes como Carl Jung, Ezra Pound o Allan Dulles. Como dije, es una novela bastante entretenida. Jack Dunphy es un personage genial. Posee ese humor ácido característico de los agentes de la ley quemados de las películas americanas. Hougan consigue que su personaje escape de las dos dimensiones de papel logrando que la trama se desenvuelva a su alrededor. La historia se desarrolla con Dunphy yendo de un lado para otro, escapando de todos los que desean ponerle las manos encima y tratando de desvelar los misterios que se abren delante de él, desde las mutilaciones de ganado hasta las apariciones marianas.
Una novela entretenida, que se deja leer y engancha y solo pienso que decae al final, siendo éste un poco Deus Ex Machina. Por cierto, la novela de Hougan es del año 2000 y el Código del 2003. Jim Hougan llegó primero, aunque Planeta nos lo ha colado aprovechando el tirón de Dan Brown y además ajustándole el título desde Kingdom Come a El Último Merovingio.

Puntuación: 7/10

1 comentario:

Edge dijo...

Pues a mi esta novela me pareció una castaña terrible. Es aún más increíble que las novelas de Brown -en el sentido de que no te puedes creer nada-, y creo que no está bien llevada.

Una pérdida de tiempo...