lunes, noviembre 06, 2006

Dog Soldiers

El director de The Descent dirigió, en 2002 una película de menor presupuesto llamada Dog Soldiers. En ella retoma el viejo y a veces abandonado mito de los hombres lobo.
En la película, un comando militar es llevado realizar maniobras de entrenamiento a algún lugar remoto de Escocia. Allí, a medida que se van dirigiendo al punto de encuentro, se dan cuenta de que algo raro ocurre, especialmente cuando descubren otro comando completamente destrozado. Se ven entonces asaltados por unos atacantes que surgen de entre la fronda. ¿Lobos?
Finalmente llegan a una carretera, donde son recogidos por un coche y llevados hasta una cabaña en la que se encierran hasta que llegue la mañana. La explicación más sobrenatural va ganando peso a medida que son conscientes de a qué se enfrentan. No son lobos, son licántropos. Dentro de la cabaña deben resistir las acometidas de los hombres lobo, acompañados de una bióloga que dice haber estudiado esas criaturas y a un superviviente del comando masacrado, que sabe mucho más de lo que cuenta. Se suceden desde entonces las muertes como en toda buena película de terror que se precie. Esta vez son los lobos los que le hincan el diente al personal en lugar de zombies, pero poseen el mismo efecto: Criatura sobrenatural rondando y matando uno a uno a los protagonistas.
La cinta se salda con un par de sorpresas que se vean venir de lejos y un final abierto para la secuela que se va a rodar.
Se trata de una película decente, que no promete (ni quiero hacerlo) otra cosa que no sea plantear una situación de terror sobrenatural. Como bien comentaban en Horas de Oscuridad no hay demasiadas películas de hombres lobo decentes últimamente, por lo que dentro del sub-subgénero es una joya.
Sin demasiados altibajos en el desarrollo, aderezado con un par de escenas crudas (la del perro me sigue dando repelús) pero con un final muy previsible se convierte en una película para los amantes del género y para los que no tengan otra cosa que hacer.


Puntuación: 7/10.

No hay comentarios: