sábado, noviembre 25, 2006

El Laberinto del Fauno

Guillermo del Toro nos narra una historia de cuento de hadas en medio de la posguerra civil española. Al igual que en la genial El Espinazo del Diablo, del Toro usa el tapiz de una España raida por la guerra para contarnos una historia de fantasía y terror.
Ofelia (Ivana Baquero) llega junto a su madre embarazada a un puesto donde se combate a los maquis. El capitán al mando de dicho puesto es el padrastro de Ofelia y el padre del hijo que lleva su madre en su vientre.
Ofelia es una joven a la que le encantan los cuentos de hadas, en especial aquel que narra la historia de una princesa del mundo subterráneo de faunos y seres mágicos que se perdió en el mundo de los humanos.
A su llegada al puesto, Ofelia se siente desgraciada por los acontecimientos que la rodean: No le gusta su padrastro, al que llama el capitán, y su madre se encuentra enferma por culpa del embarazo. Una noche, Ofelia, guiada por un hada, llega hasta un fauno, que la reconoce como la hija del rey del mundo subterráneo, la princesa perdida. Sin embargo, deberá demostrar que no ha sido contaminada por los humanos realizando tres pruebas. Si las supera, podrá regresar a su hogar.
Guillermo del Toro ha sabido dirigir, de nuevo, una película siniestra y conmovedora a la vez, mezclando momentos de fantasía y situaciones reales. La faz despiadada del conflicto entre los maquis y los franquistas, en una crudeza a veces descarnada, se entretejen con los cuentos de hadas. La actuación es digna de destacar. Sergi López logra un personaje cruel e inhumano como el capitán Vidal y Maribel Verdú alcanza una buena puntuación como sirvienta hermana de un rebelde. Y por supuesto, hay que nombrar también al responsable de la fotografía, Guillermo Navarro, que logra envolver la historia en escenas realmente tétricas. Y como, no, el Fauno, una incógnita hasta el final, criatura oscura e increíble.
Por sacarle algún fallo, a veces la separación entre las historias, la historia de Ofelia y la historia de Mercedes (el personaje de Maribel Verdú), llega a rasgar durante unos momentos la consistencia de la trama, aunque al final se mezclan correctamente. También se puede argüir que la historia peca un poco de predecible, pero claro, en un cuento de hadas a veces lo que crees predecible es lo más lejano a lo cierto.

Puntuación: 8,5/10

No hay comentarios: