martes, diciembre 05, 2006

El Cliente Impaciente Común (Clientis Communis Tontopollensis)

Resulta que hay un tipo de persona que jamás se lee un manual. Funcionan por una perversa degeneración del método de prueba y error. Además, si algo falla, la culpa es de los demás, de los extraterrestres, del cosmos, pero jamás suya. Jamais. Never. Никогда.
A ese tipo especial de ser humano, conocido como cliente impaciente común, le llega una cajita de Orange por Seur. El Cliente, que puede ser de cualquier género, recibe el pedido y despedaza la caja como si le fuera la vida en ello. Lo primero que le sorprende es el papelito de seda blanco que está encima recubirnendo su presa. Lo arranca en un acto de violencia y sigue escavando, hasta que da con una caja y un montón de cables. Entonces se produce una reacción similar al orgasmo cuando extrae de la caja todos los cables y aparatos. En una parte muy lejana se escucha una voz. Es su corteza cerebral, forjada a partir de milenios de correr delante de animales salvajes. Le dice: "Mira, ahí hay unos papeles. Y tienen letras. ¡Y dibujos! A lo mejor deberíamos mirarlos". Pero el especimen de Cliente Común es muy tenaz. A menudo ha reducido la efectividad de su sentido común con alcohol, estupefacientes, reggaeton o radiaciones catódicas. En estos tristes momentos, su cerebro, seco cual uva pasa, no logra reaccionar a los estímulos del neocortex, provocando una reacción animal. Muy autosuficientemente, el Cliente observa el misterioso puzzle que tiene ante sí: Clavijas y cables. Se alienta a si mismo recordándose que sus antepasados descubrieron la agricultura. Además, él ha aprendido a programar el vídeo después de 2 años de usarlo. No debe ser tan difícil. Observa, con satisfacción canina, que los cables encajan cada uno en su color. Se levanta orgulloso y en un alarde de deferencia con el propio universo, pone el CD de instalación. Bueno, otra victoria para el género humano. De aquí al Nobel de Informática. ¿Hay Nobel de Informática? Da igual. Lo crearán para él. Con una sonrisa que muestra el colmillo por encima de la comisura del labio agarra el ratón, arrastra la flechita por la pantalla y hace doble clic encima de la E Azul con un donaire que ya quisiera para sí Luis XIV. El relojito de arena aparece en la pantalla. Carga la ventana y tras unos segundos: "No se puede mostrar la página". ¿Cómo? Estos de Orange son unos ladrones y unos piratas y unos... La vocecilla de su cabeza vuelve en un último asalto, consumiendo las escasas fuerzas que le restan "Hay un manual... Y unas luces en el router... Mira lo que dicen, mira lo que..." Pero es demasiado tarde. Ha muerto. El sentido común ha muerto. El Cliente Común, después de apretar todos los cables, sigue con la sarta improperios.

Cliente de Nobel (CN): (Se van a enterar estos nazis comunistas de Orange...)
Teleoperata Sin Oficio ni Beneficio (Yo): Orange, rin-ran rin-ran, ¿en que le puedo ayudar?
CN: A ver, me acaba de llegar el router. Lo he instalado, pero no funciona. Quiero saber si ya me lo habéis activado, porque no vaya a ser que me estén cobrando...
YO: Que sí, que sí. Dígame el número de teléfono, hermoso.
CN: Pues, un momento, (busca su móvil. Plic, plic), el 990390832109.
YO: (Searching Mode:ON) Aquí tengo sus datos, señor, eh, Rompechapines. Según esto, su conexión está activa y debería estar funcionando.
CN: Pues no, no funciona.
YO: Ya veo, ya. dígame que router le han enviado.
CN: Eeeh... Pues el que vosotros me habéis enviado.
YO: (A estas alturas ya sé que router le han enviado. Es un router de 4 puertos, y Orange sólo manda un tipo de router de 4 puertos). Ya, pero me indica el modelo concreto, por favor (Anda, para que te entretengas un rato).
CN: ¿Y esoo...?
YO: Debajo del router verá el modelo, en una pegatina.
CN: (Refunfuñando por mi incompetencia) A ver, (¿Será esto?) CP8315...
YO: No, señor, eso es el número de serie. Al lado vendrá...
CN: (Impaciente) Sí, el SpeedTouch 546.
YO: Ok. Dígame como están los leds.
CN: Enchufados.
YO: Ya ¿Y las luces del router? (Que te veo venir. Hoy no me coges, macho. He desayunado bien y estoy ágil como una pantera).
CN: Pues power encendida, ethernet encendida.
YO: Las demás apagadas ¿No?
CN: Sí, claro. Oye que esto es un 902...
YO: (A usted le rapiñan igual que a mi. Fíjese que cobro escasos 800 € al mes por aguantar a gente como usted. Mire por donde, nos roban a ambos) Ya, pero son comprobaciones necesarias. Enseguida terminamos (tontopolla). Según los leds, digooo, las luces del router, no le está llegando señal DSL. Esto puede ser una avería o un problema de cableado...
CN: Los cables están bien. Los he comprobado.
YO: (Pero me apuesto un huevo y el futuro de mis hijos a que eres el típico chulomanazas) Me puede indicar, no obstante y si no es mucha la molestia, cómo se encuentran los cables, señor Rompechapines.
CN: (Joder, será pesao el tio este de Orange. Seguro que le pagan más por tenerme aquí al teléfono) Pues he conectado el cable del enchufe al router...
YO: Bien, gallifante para el cliente.
CN: ¿Qué?
YO: Que cómo está el siguiente.
CN: Ah, pues he conectado el amarillo al PC y a una de las entradas amarillas del router.
YO: Oh, sorprendente.
CN: ¿Qué?
YO: El siguiente, cómo está el siguiente.
CN: (Con suficiencia) Pues he conectado el cable gris al ordenador y al router, en la entrada gris.
YO: Otro retrasado (¡Ostia, no he puesto el mute!)
CN: ¿Quééé?
YO: Esto... que se ha equivocado, e-qui-vo-ca-do. El cable gris (alias RJ-11) debe estar conectado desde la toma de teléfono de la pared al router. Es por donde llega la señal DSL. Póngalo así y verá que chachi se lo pasa en internet. Hasta el verte, Reverte. (Clinc. Verás como llama dentro de 5 minutos porque habrá conectado como le sale de las gónadas y dirá que yo le dije que lo conectase así)

3 comentarios:

Luis dijo...

Que grande!

Me recuerda al post de las IP's gordas de campanilla, aunque en ese el inutil era el operador en vez del cliente.

Juzam dijo...

Es que en todos lados cuecen habas. Me imagino que se podría hacer también un blog con las burradas que a veces decimos los teleoperatas. Eso me recuerda a lo que dijo Einstein: Solo hay dos cosas infinitas: El Universo y la estupidez humana, y de la primera no estoy seguro. ;D

Gracias por el comentario.

Oxymorena dijo...

WAAAAAJAJAJAJA!!

(es mi primer post en el blog, de toda mi vida)

saludes.
Muy graciosas las cosas.