sábado, diciembre 09, 2006

Heroes viejales

Estaba un colega mio el otro día recordándome que para los de nuestra generación era imprescindible haber visto algunas películas de acción, concretamente Contacto Sangriento y The Kicokboxer, del ínclito Jean-Claude Van Damme. Y he estado pensando en que los héroes reparteleches de mi generación se están haciendo viejos. Verbigracia:

Jean-Claude Van Damme, nacido el 18 de octubre de 1960. El repartegalletas belga cuenta ya con 47 primaveras, que ha sido uno de los exponentes de las películas de acción de poco seso y muchas tortas, aunque viendo la trayectoria de los siguientes, aún le queda leña por repartir.

Steven Seagal, del que se dice que ha sido capaz de rodar decenas de películas con el mismo gesto, nació el 10 de abril de 1951, por lo que el aikidoka tiene ya 55 añazos. Se le nota la edad en sus últimas películas, que tienen más cables que un episodio de los teleñecos. A pesar de ello, sigue partiendo huesos que da gusto.

Arnold Schwarzenneger, alias el gobernador republicano austriaco de California, nació el 30 de julio de 1947. Goberneitor, que sí ha dado a la posteridad algunas películas para recordar, pasó sus mejores momentos hace unos cuantos años. Tal es así que Arnold, cuyas capacidades interpretativas pasan por enseñar abultados músculos en pantalla, ni siquiera hizo eso en Terminator 3.

Bruce Willis, por el que confieso que tengo una gran debilidad, nació el 19 de marzo de 1955. El duro John McClane, tiene ya más de 50 años, pero sigue a la carga con una nueva Jungla de Cristal.

Silvester Stallone, que según nos recuerda el amigo de Ion Litio acaba de rodar Rocky VI y va a rodar Rambo IV, nació nada menos que el 7 de julio de 1947, por lo que tenemos al boxeador subido al ring con sesenta años. Ya quisiera George Foreman.

Jackie Chan, un auténtico artista del cine de acción, nació en Hong Kong el 7 de abril de 1954. Lo cierto es que el que más me duele que envejezca es Jackie, porque el hueco de los anteriores será rellenado por las nuevas estrellas, pero pocos son capaces de hacer lo que hace Jackie, pese a las pifias de algunas de sus películas norteamericanas.

Y así vemos que los actores (¿me dejo a alguno?) que nos convirtieron en la violenta generación que somos hoy, quienes despertaron nuestras ansias de dar volteretas, patadas a la cabeza y partir codos, se están convirtiendo (o son ya) unos abueletes. Y lo que me jode más es que eso me recuerda que me estoy haciendo mayor.

No hay comentarios: