sábado, enero 13, 2007

Pobreza mental

HazteOir.org no promueve ninguna ideología. Nuestras iniciativas están inspiradas en las ideas y propuestas del humanismo cristiano.

-HazteOir.org

¡Ja!

-Yo

No me gustaría convertir este blog en un blog político (ya tenemos un par de enlaces por aquí), pero hay cosas que a uno le queman la sangre hasta que decide no aguantarse. Existe un aborto de página web que, escudándose en las juventudes, la democracia y las nuevas tecnologías, conforma un frente reaccionario de mucho cuidado. Evidentemente, todos sabemos quienes se ocultan detrás de esa máscara (igual que tras la fachada de la Asociación de Ecuatorianos de Madrid). Por supuesto, hablo de HazteloMirar.
Resulta que, por menesteres que no vienen al caso en este momento, me pasee por las páginas de la susodicha web, para encontrar una noticia en la que la web hace campaña contra Gallardón por sancionar a un restaurante por negarse a celebrar un convite de boda gay, simplemente porque la boda era de homosexuales, nada más. Vaya por delante que Gallardón, como la mayoría de la clase política, no es santo de mi devoción. En el PP conviven liberales y conservadores, con una gran y clara ventaja para los segundos. De hecho, no pueden verse entre sí, de ahí el problema de Gallardón con Espe.
En fin, el enfado viene de estos pobres mentales, quienes son capaces de defender a capa y espada el derecho que asiste a una persona a discriminar a otra por su condición sexual, pero no el derecho que asiste a una pareja, independientemente de su sexo, de convivir amparados por una ley que nos iguale a todos. Me parece de una bajuna no sólo moral sino mental tan increíble que creo que me voy a hacer lector de el aborto sólo por reírme un rato. Que asco de país.

Enlaces:

1 comentario:

Yoyo dijo...

Lo peor de todo esto es que no son idiotas y saben muy bien lo que se hacen. Consiguen retorcer los conceptos de tal manera que parece que ahora sancionar un comportamiento discriminatorio es atentar contra la libertad. Defender un estado laico y respetuoso con todas las creencias o falta de ellas lo hacen aparecer como un atentado contra unas tradiciones que ahora nos cuentan que escogimos libremente.

Bueno, pues simplemente es mentira.
Los mismos que decían que es lo que teníamos que pensar, hacer o comer y que parecían haber tenido un retroceso durante un corto período de tiempo, vuelven con las pilas recargadas y con nuevos ¿argumentos?. Y lo peor es que los podemos encontrar en todos los partidos.

Un saludo