sábado, marzo 17, 2007

El Truco Final

El otro día tuve la oportunidad de ver la película El Truco Final (2006), una película de magos decimonónicos, basada en una novela de Christopher Priest. Ya había comentado antes El Ilusionista, que va del mismo palo. Se trata de una de esas extrañas sincronicidades (serendipias que le llaman algunos) que se producen de vez en cuando en Hollywood. Sí, esas en las que en un corto periodo de tiempo se estrenan películas de la misma temática. Como Volcano y Un pueblo llamado Dante's Peak. O como Armageddon y Deep Impact. O como.. bueno creo que captan lo que digo.
Bueno, pues El Truco Final es una película de dos magos que al principio son compañeros, interpretados por Hugh "Lobezno" Jackman y Christian "Batman" Bale. Ambos magos trabajan en la misma troupe junto con un mago que comienza a está acabado por su incapacidad de innovación. Llegado un momento, una tragedia hace que se separen y busquen la fama por separado, pero al mismo tiempo venganza sobre el otro. Esta revancha mutua será el motor de la historia y hará que los personajes intenten ir siempre un paso más allá que el otro.
La película se encuentra narrada con interesantes saltos hacia delante y hacia atrás en el desarrollo de los eventos, usando un recurso que su director, Christopher Nolan ya usó en otras películas como Memento y Batman Begins, logrando una historia bastante bien sustentada que mantiene un interesante pique entre los magos. Además de los dos actores arriba mencionados, cuenta con la presencia de Michael Caine y de Scarlett Johansson, proporcionando un extra de caras conocidas y de profundidad artística a la película. Eso sin contar con la aparición del científico loco por excelencia, Nikola Tesla.
El film parece derivar de un lado a otro, creando una incertidumbre que te mantiene pegado al asiento y Nolan, usando esa buena facultad suya, nos engaña varias veces cuando creemos saber qué pasará al final de la película. Así que El Truco Final es una película bastante mejor que con la que la comparamos, en la cual Norton y Giamatti eran incapaces las principales bazas. Aquí hay además una historia interesante y menos tramposa que en El Ilusionista.


Puntuación: 8,5

2 comentarios:

Luis dijo...

Será cuestion de gustos, porque a mi El Ilusionista me encantó, mientras que ésta me pareció una bazofia. La vi en mi último vuelo desde Mexico y acabé durmiéndome cuando quedaban unos 10 minutos para que se acabara.

Juzam dijo...

A mi también me gustó el Ilusionista. Sin embargo, al terminar de verla tuve una sensación como de haberme dejado a medias.
Esta me gustó más.
Pero claro, para gusto los colores... o las películas de magos del siglo XIX.