martes, abril 10, 2007

El bar de la esquina

RichardGere
Richard Gere te recuerda: No es no.

A cosa de la media mañana una señora bastante nerviosa y enfurruñada entra en el bar de la esquina. El bar sirve desayunos a precios bastante competitivos. La señora se dirige a la barra y pega dos palmadas. El camarero se vuelve y deja el vaso que estaba lavando en la pileta.

– Dígame, señora, qué le pongo.
¡Es la última vez que hablo con nadie!
El camarero la mira atónita. Ella va enrojeciendo progresivamente.
¡Quiero sacar dinero!
¿Sacar dinero? Señora, esto es un bar. Si quiere le pongo un café... o mejor una tila.
¡Noooo! grita, parece durante un instante que va a empezar a tirarse de los pelos. ¡Quiero sacar dinero!
Señora, el banco está en la acera de enfrente.
¡Eso ya lo sé! ¡Lo que pasa es que está cerrado! Voy a dejarle mi libreta y usted me dará mi dinero ella deja la libreta de ahorros encima del mostrador. El camarero la mira, fríamente.
¿No me va a dar mi dinero? -chilla.
Le he dicho que esto no es un banco.

¿Absurdo? Pues cambien el bar por soporte técnico ADSL y al camarero por mi. La señora no quería sacar dinero, sino dar una baja de una conexión de 56 k. La remito al departamento correcto, pero ella se cierra en banda "¡Es que allí no me contestan!". A lo mejor no se ha enterado. Le repito el departamento al que llama y que aquí no podemos cancelarle el producto. Pero ella insiste, hasta que me pregunta "¿No me va a dar de baja?" y le respondo "Le he dicho que no". Ella se va, pero no sin antes decirme "Será la última vez que llamo". Y yo que me alegro.
Piensen en analogías, la del bar es una facilita.

¿Sensación de déjà vù?

No hay comentarios: