sábado, abril 14, 2007

Isaac Asimov

¿Quién es este tipo? ¿Otro gafapasta? No, el hombre que se aparece en la imagen es Isaac Asimov, uno de los más grandes escritores del mundo, y no grande porque fuese muy alto. Me refiero a grande metafóricamente.
Isaac Asimov nación en Rusia, en 1920. A los pocos años se trasladó junto con su familia a EE.UU. donde comenzó a trabajar en la tienda familiar. Se graduó como químico en 1939 y fue profesor universitario hasta que comenzó a dedicarse profesionalmente a esto de juntar letras, cosa que se le daba muy bien. Asimov escribió o editó más de 500 libros y produjo la nada despreciable cifra de 90.000 cartas o postales.

Considerado uno de los Tres Grandes, junto con Robert A. Heinlein y Arthur C. Clarke, en los libros de Asimov destaca su racionalismo, humanismo y su estilo aséptico, alejado de cualquier ornamento innecesario. Su gran obra es el Ciclo de Trantor, conocida también como la serie Fundación, donde recoge el destino de un imperio galáctivo que cae en el oscurantismo. El Ciclo de Trantor es tenido por la mejor obra de ciencia ficción de la Historia por los concesores del premio Hugo. Otras de las grandes aportaciones de Isaac son las leyes de la Robótica (y quien no se las sepa que las escriba mil veces). Se dedicó también a la divulgación científica, histórica, entre otras cosas.
Además, Asimov fue vicepresidente de Mensa y presidente de la Asociación Humanista Americana.
Murió de SIDA en 1992, después de haber sido contagiado por una transfusión tras un bypass.

1 comentario:

Carlos de la Cruz dijo...

Coño, el dato de que murió de SIDA por una transfusión no lo sabía, que curioso.

A mí sus libros siempre me han gustado, aunque lo cierto es que no tengo ninguno, todos los que leí en su momento los pillé en la biblioteca municipal.

La Fundación me pareció una serie estupenda. Hay quien dice que Asimov no sabía ni escribir ni crear personajes con un mínimo de profundidad, pero en ese sentido me pasa como con Julio Verne, otro escritor al que se ha criticado por lo mismo: lo que prima en sus escritos es el sentido de la maravilla científica y lo importante es que abre tu mente a posibilidades que están ahí y que tú no hubieras pensado por tí mismo. Bueno, al menos esa es mi opinión ;).