sábado, abril 07, 2007

Sombras sobre Baker Street

¿Qué pasaría si los misterios sobrenaturales de Lovecraft se enfrentasen al genio de Sherlock Holmes? Esta interesante propuesta es la que nos presentan Michael Reaves y John Pelan, explorando un mundo lleno de posibilidades, de siniestras posibilidades, en Sombras sobre Baker Street (2003). Lamentablemente, esta ingeniosa propuesta se queda en poco más de eso. El libro está compuesto por 18 relatos de varios autores, entre ellos Neil Gaiman, Poppy Z. Brite o Tim Lebbon, en los cuales, de forma desarticulada entre sí, Sherlock Holmes se enfrenta a un misterio relacionado con los Mitos de Cthulhu. En otros casos es algún personaje de las novelas de Conan Doyle, como Irene Adler o Watson, los protagonistas de un encuentro con los monstruos de Lovecraft. Sin embargo, la mezcla de ambos universos se antoja, en lo que a este libro respecta, como intentar mezclar agua y aceite. Sherlock Holmes es un genio racional y tratar de vencer mediante su agudo ingenio los horrores extraterrestres parece un poco fuera de lugar. Las historias son demasiado breves para poder darle profundidad a las tramas, para enfrentar realmente a Holmes con los mitos de Cthulhu y la mayoría de ellas pasan por el planteamiento-nudo-desenlace sin demasiada brillantez. Quizás menos historias de mayor extensión hubiesen permitido darle más calado a las mismas, obligando a Holmes a descubrir paso a paso, capa a capa, el plan de los primigenios y sus cultistas. Además, en algunas ocasiones, la presencia de los mitos de Chtulhu en sí es meramente circunstancial, siendo en dichos casos historias demasiado alejada de los mitos tal y como nos lo presentó Lovecraft.
En definitivas cuentas, la mezcla de ambos universos parece un poco forzada. El poder de los Mitos de Cthulhu es la indiferencia del cosmos hacia la insignificante naturaleza humana y la imposibilidad de los humanos de enfrentarse racionalmente a los monstruos que reptan en la oscuridad. El talento incisivo de Holmes socava demasiado esa impotencia del hombre, restando fuerza al leitmotiv del mundo de Lovecraft.

Mención aparte es la historia Estudio en Esmeralda, del genial Gaiman y ganador del Premio Hugo 2004, que por sí sola aumenta el nivel del libro entero y promete mucho (es el primer relato). Lástima que elos restantes no alcancen la misma calidad, siendo la mayoría de los mismos simplemente pasables.


Puntuación: 7/10

2 comentarios:

Carlos de la Cruz dijo...

Lástima, cuando vi el libro hace unas semanas en una tienda me llamó mucho la atención. De hecho, creo que mi hermano tenía pensado comprárselo.

Precisamente el hecho de mezclar los horrores irracionales con el maestro del pensamiento racional era lo hacía más atractivo este libro. Es una pena que no hayan conseguido historias suficientemente interesantes.

Ah, y curiosamente, nunca juzgo un libro por la portada, pero esta en concreto me gustó :).

Juzam dijo...

Cuando vi el libro pensé exactamente lo mismo: Buena portada y planteamiento interesante. Tristemente no alcanza las expectativas.