jueves, junio 28, 2007

Pasaporte

jimi hendrix
Jimi Hendrix dice: "Si no me hubiesen incinerado me revolvería en mi tumba."


Pasaporte. Eso es lo que vamos a necesitar lo que quieran seguir trabajando en el telemarketing
en España. Eso y un billete de ida a Sudamérica. Esto era, muy a colación por ser su autor un ilustre escritor hispanoamericano, una crónica de una muerte anunciada. El día 15 de junio comenzó la deslocalización de Call Centers de Orange. Así, 70 compañeros de una plataforma de Zaragoza se han ido a la calle. Los demás se irán antes de que acabe el verano. Es solo cuestión de tiempo que los restantes nos veamos en una situación igual. La empresa para la que trabajo, es decir, Qualytel, ya estaba hurgándonos el culo con la uña sucia al no reponer las plazas de los que se daban de baja, se iban por excedencias o dejaban el trabajo. De esa forma, una plataforma de más de 150 personas se ha quedado en unos 40.
Y todo esto con la complicidad de Orange, que es la que tiene ahí la potestad de exigir a Qualytel unos servicios de calidad (y no es que en Chile o Argentina no vayan a darlos, pero no es lo mismo que te atiendan aquí que allí, sumado a la experiencia que ya tenemos en el sector). Pero Orange, como buena empresa capitalista, prefiere que su buen rollo y su espíritu Orange se vayan al otro lado del atlántico, porque allí el buen rollo y el espíritu Orange sale mucho más barato. El nuevo contrato de Orange y Qualytel no especifica los niveles de servicio que la segunda atenderá a la primera. Esto es la primera trampa de una serie de zancadillas que nos pondrán con el fin de acabar con los teleoperadores de Orange aquí, in Spain.
Y me rio cuando uno de los puntos que nos evaluan es "Actúa como lo haría Orange". ¿Dejando en el paro a muchas personas por explotar más barato? Pues que se preparen los clientes, que voy a actuar como Orange actúa con nosotros.
A los compañero de Ono les ha pasado lo mismo y antes del 2008 se prevé que los servicios telefónicos de Ono estén allende el Atlántico. Jazztel ya lo hizo el año pasado, deslocalizando sus plataformas a Chile y Argentina. Y Atento para Telefónica hace ya que está, parcialmente al menos, en Marruecos. Y esto, al contrario de lo que pasa en Astilleros o Delphi, pasa desapercibido al ciudadano. Las instituciones miran a otro lado, ignorando el ya de por sí un desprestigiado trabajo.
Así, el que la gente del medievo llamaban Mare Tenebrosum, por el desconocimiento que había de lo que se ocultaba al final de sus aguas vuelve a serlo, siglos después para el currito del telemárketing español. Los monstruos de sus mares se han convertido en deslocalización y precariedad, y me temo que no habrá manera de defenderse de ellos.

PD: El otro día, justo un día después de enterarnos de la jugada a los trabajadores de Zaragoza, Orange se presentó en la plataforma para hacernos evaluaciones de calidad. Comenté con el sindicato que, aprovechando que el Turia pasa por Teruel, podríamos quejarnos por los despidos y solidarizarnos con los compañeros haciendo un paro de quince minutos (que es lo único que les duele a las empresas, que no cojamos el teléfono). Me dijeron que estaría bien, pero que si no vienen las órdenes de arriba... Me encantan los sindicatos que tenemos, cuya única forma de reivindicar es con los papelitos que nos pasan. A la hora de dar el puñetazo en la mesa están todos leyendo el periódico.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

gran verdad compañeros....
gran verdad

1 saludo y buen txto*

KallingKiller dijo...

Si la petición de los paros la hacéis
una cantidad considerable de teleopes
el comité os tiene que apoyar. Lo que no pueden es convocar paros que no estén respaldados o solicitados por la mayoría de trabajadores, porque luego vienen las quejas del dinero que se ha perdido por culpa de ellos, o de las consecuencias paralos pocos que la han secundado. Lo que nos falta es unión, solo un día entero(preferiblemente lunes)que parasemos todos, pero TODOS en toda España ya verías si cambiaban las cosas, pero esperamos que los sindicatos nos resuelvan las cosas sin ni siquiera estar afiliados y de eso las empresas se ríen a carcajadas.
Intentadlo,pedid esos paros todos juntos!!
Mucha suerte compañero

Juzam dijo...

Gracias por el comentario, Kallingkiller.
Yo estoy afiliado al sindicato más que nada porque si necesito ayuda legal la puedo pedir a ellos, que para eso pago, entre otras cosas. El problema viene de que los sindicatos están bastante descafeinados y responden a las tortas de la empresa con comunicados. Me gustaría un sindicato más beligerante y que pudiésemos protestar antes de que la situación sea definitiva. Lo de que todos apoyen los paros es otra cosa, ya se sabe que siempre hay gente que quiere los peces sin tener que mojarse el culo.

telemarkado dijo...

¿Sindicatos? Estooo, mejor me callo. Prefiero darme cabezazos contra la pared.
Lo que de verdad provoca la risa de las empresas es que haya tres sindicatos que se dedican única y exclusivamente a descalificarse y tirarse mierda entre ellos. Les facilitan enormemnte las cosas y les dan espectáculo circense gratuito.
Lo que yo me pregunto es como los del comité de empresa tienen los santos cojones de pedirnos a los demás que nos unamos y que actuemos cuando son ellos los que no son capaces de hilar tres palabras seguidas sin insultar a los del sindicato de enfrente.

O. T. Socas dijo...

Ya veo que los engaños para despedir empleados y hacer más dinero suceden a nivel global. Así hicieron en el periódico donde trabajé 11 años. Nos rpesionaron durante 2 años para que nos fueramos y quienes aguantamos de todos modos fuimos despedidos y el sindicato se asoció cobardemente a ellos, por supuesto esos se quedaron con trabajo. Encima nos hicieron firmar unos documentos donde nos comprometíamos a no demandarlos. Luego nos dieron una última cena a la que tuvimos que asistir obligatoriamente. Resulta que iban a cerrar el periodico pero fue en el 2002 y aún están funcionando.

Juzam dijo...

Lamentablemente es así. A las empresas sólo les interesa que el trabajador se desviva por ellos y que se identifique con ellos, pero al revés no sucede nunca. Para la empresa somos herramientas de usar y tirar. No se dan cuenta de que, además de los clientes, somos el activo más valioso que tienen.
Saludos.