domingo, noviembre 04, 2007

El orfanato

orfanato

El Orfanato
(2007) es un film dirigido por
Juan Antonio Bayona y avalado por Guillermo del Toro. Nos narra a historia de Laura (Belén Rueda) que, junto con su marido (Fernando Cayo) y su hijo (Roger Príncep) se mudan a un antiguo orfanato, donde la propia Laura se crió. Su objetivo es reformarlo como una casa de acogida para niños deficientes. El pequeño Simón, hijo adoptivo de Laura, comienza a hablar de sus amigos imaginarios, que habitan en la casa. Poco después, Simón desaparece misteriosamente. Laura comienza entonces su cruzada por encontrar a su hijo, al que parece que se le ha tragado la tierra.
La película resulta ser una repetición de los lugares comunes en este tipo de historia. A saber: Casas antiguas y aisladas, niños, fantasmas y madres que no creen pero acaban creyendo. No por ello resulta ser menos efectiva. La narración de la historia avanza con un buen paso, casi sin dejar que el espectador se distraiga demasiado. El peso de la película recae casi exclusivamente sobre Belén Rueda, que tiene una firme actuación. Sólo en un par de escenas parece no transmitir todo lo que debiera, pero por lo demás su trabajo ha sido apreciable. El resto de los personajes, salvo quizás el joven Roger Príncep, tienen un recorrido muy corto en la película y pocos minutos para enseñarnos nada.
Los decorados y el ambiente de la película están muy conseguidos, logrando transportar al espectador hasta el viejo orfanato. Pese a que la historia en si no transmite miedo (es difícil que hoy en día el cine pueda asustar realmente a nadie) si tiene momentos escogidos donde el espectador sufre un poco más, a lo que se suma una media docena de sustos por sorpresa que le pueden hacer dar un respingo en el asiento. El desenlace de la historia está bien conseguido y el final, que a mi entender no podía ser otro, se logra de manera efectiva, desvelando al espectador la historia con dos o tres rápidos flashbacks.

Bayona es un director novel en lo que a un largometraje se refiere, pero viene apadrinado por un pez gordo como es Guillermo del Toro. La película en si se deja disfrutar, pero está lejos de ser una obra maestra, lo que puede ser beneficioso para el propio director. En primer lugar porque no aporta nada nuevo y consiste sólo en una nueva vuelta de tuerca de una historia un tanto trillada. Y en segundo lugar porque a poco que uno sale del cine puede hallarle algunos agujeros a la trama que la hace un poco menos sólida y, por lo tanto, un poco menos genial.
En definitiva un film que no disgustará a los que quieran pasar un buen rato en el cine o a aquellos amantes del subgénero de casa encantadas, aunque a estos últimos la historia le puede parecer repetitiva.

Puntuación: 7,5/10

Bonus track: La medium que habla con Laura cuenta su teoría acerca de los fantasmas. A ver si saben en qué otra película se dice casi exactamente lo mismo.

2 comentarios:

Julia dijo...

el niño melón

Juzam dijo...

¡¡El niño calabaza!!