miércoles, marzo 05, 2008

Porqué la democracia apesta

Bienvenidos, niños y niñas, al maravilloso espectáculo de la democracia. Podrán ver payasos, leones (en Las Cortes), domadores y malabaristas. No se pierdan esta inigualable oportunidad que sólo se les presenta una vez cada cuatro años: ¡Las Elecciones Generales!
Sí, amigos, ya ha llegado la hora de que el pueblo hable (bostezo). La engrasada y perfecta maquinaria de la democracia se viste de gala para tan magno festejo (otro bostezo). Apúrense, que es la última oportunidad de que lo que rajan en el bar sirva de algo.
Pero antes de seguir, es perentorio conocer algunas de las maravillosas características del proceso electoral. Que conste en acta que no soy ni mucho menos un experto en el asunto, de modo que les rogaría que si meto el cazo sepan avisarme y perdornármelo. Además soy anarquista, de modo que no soy ni del PPSOE, ni de IU, sino un poco más siniestro. Dicho esto, entramos al trapo por lo gordo:

La Ley D'Hont

Podrán leer más sobre la Ley D'Hont aquí. Yo les hago un breve resumen sobre la naturaleza maquiavélica de esta norma. Y para ello nada mejor que un ejemplo:

Pongamos que El Partido Friki, La Alianza Rebelde, Los Amigos de la Cucaña y el PORRO (Partido Obrero Revolucionario Realmente Organizado) se presentan a unas elecciones. Hay 25.000 votantes y todos ellos votan. Hay 12 escaños a repartir. La repartición de votos ha ido tal que así:

  • El Partido Friki consigue 8.500 votos (34 %).
  • La Alianza Rebelde consigue 11.000 votos (44 %).
  • Los Amigos de la Cucaña 5.000 votos (20 %)
  • El PORRO consigue los 500 restantes (2 %).

Como primera acción, los que tengan menos del 5% se van por el retrete, junto con los votos que recibiesen, luego, lamentándolo mucho, el PORRO desaparece a partir de aquí. Nos queda El Partido Friki, La Alianza Rebelde y Los Amigos de la Cucaña.
Ahora se cogen los votos y se empiezan a dividir por 1, por 2, por 3 y así sucesivamente, hasta dividirlos hasta el número total de escaños, en este caso 12. La cosa queda así:

Votos
Se ve chiquitujo, así que si pinchan, se agranda.

Vale, vale, vale. Ahora a lo interesante. Dado que hay doce escaños, se cogen los 12 resultados más altos de la tabla anterior, osea que el asunto queda así:

Votos2
En amarillo, la repartición de votos.

En definitiva, queda así:

  • Partido Friki: 4 escaños (33% de los escaños).
  • La Alianza Rebelde: 6 escaños (50% de los escaños).
  • Los Amigos de la Cucaña: 2 escaños (17% de los escaños).

Para ver un gráfico más chachi sobre la Ley D'Hont, hay que ir aquí.

Las Circunscripciones

Una vez conocida a la Ley D'Hont pasamos al segundo y truculento punto del día: Las Circunscripciones, que pese a lo que su nombre parezca indicar, nada tiene que ver con el recorte de ninguna parte del cuerpo masculino. No. La cosa va tal que así: Resulta que la Ley D'Hont no se aplica al total de votos a nivel nacional, sino que se reparte en provincias. Cada provincia tiene asignado un número de escaños en función de la población. Por ejemplo, Madrid tiene 30 y Cádiz 9. Caso especial son Ceuta y Melilla, que tienen 1 cada una.
Así que pongamos por caso que en Cádiz, por no irme muy lejos que la gasofa está muy cara, se presentan varios partidos políticos para las elecciones de 2004. De los 9 escaños, el PSOE se queda con 5 y el PP con 4. Ambos han tenido un total de votos de 326.152 para el primero (50,67%) y 216.416 (33,62%) para el segundo. La siguiente fuerza más votada ha sido IU, con 38.611 (6 %). PSOE se lleva 6 escaños y PP 3. Los más de 38 mil votos de IU se van a la basura. Papel maché para los carnavales del año que viene. Y esta es la siniestra realidad: Los votos de ustedes no cuentan un pijo a nivel nacional. Sólo si el partido al que votan ha sacado un escaño en su circunscripción vale de algo el asunto de ir al colegio electoral.
Por eso los partidos nacionalistas se encuentran sobrerrepresentados con un porcentaje de votos a nivel nacional que otros partidos. Por ejemplo, en las elecciones de 2004 quedó la cosa así:

PARTIDO ESCAÑOS VOTOS
PSOE 164 10909687 42.64 %
PP 148 9630512 37.64 %
CiU 10 829046 3.24 %
ERC 8 649999 2.54 %
EAJ-PNV 7 417154 1.63 %
IU 5 1269532 4.96 %
CC 3 221034 0.86 %
BNG 2 205613 0.8 %
CHA 1 93865 0.37 %
EA 1 80613 0.32 %
Na-Bai 1 60645 0.24 %

(Ojo: El siguiente párrafo puede ser considerado apología rojilla) IU ha sacado 8 veces menos votos a nivel nacional que el PSOE, sin embargo, el PSOE tiene casi 33 veces más escaños. Al mismo tiempo, IU ha obtenido 6 veces más votos que Coalición Canaria, pero tiene sólo 2 escaños más. O por el otro lado, tiene 3 veces más votos que IU pero tiene ¡2 escaños menos! Aunque teniendo en cuenta la norma del 5% vemos como sólo PP y PSOE han obtenido más del 5% de los votos.

Si quieren ver las circunscripciones, hay que ir aquí.

El voto en blanco

Hay un mito que circula por ahí que dice que el voto en blanco va para el que saca más votos. Eso es mentira. Lo que sucede que el voto en blanco es un voto válido, de modo que se suma al total de votos, lo que incrementa el precio de sacar un escaño. Esto favorece a los partidos mayoritarios esencialmente, dado que es posible que el voto en blanco provoque que los partidos pequeños no alcancen el 5% necesario para no ser descartados.

Conclusión

El actual sistema electoral es muy mejorable. Evidentemente, los que acaban en posición de poder mejorarlo deciden no hacerlo, dado que les beneficia. El sistema electoral tiende al bipartidismo y casi fuerza a los ciudadanos a hacer uso del triste voto útil.
Como apunte final, si votan, voten en conciencia: No voten a Rajoy.

6 comentarios:

Yoyo dijo...

Muy bien explicado. Voy a romper una lanza por el PSOE, porque en esta legislatura IU propuso modificar la ley para que fuera más representativa y el PSOE -a pesar de que le perjudicaba- apoyó la propuesta. Se vino abajo porque el PP hizo piña con los nacionalistas, los mismos que según los pperos no duermen intentando desmembrar España.

Joaquín Sabina dice que votará al PSOE tapándose la nariz, Luis Pastor votará a IU con la napia despejada.

Me apunto al rebaño. (Leches, como echo de menos a Julio Anguita)

Juzam dijo...

Me parece que, dadas las circunstancias gaditanas, en caso de acercarme por el colegio electoral, echaré el papelillo para el PSOE. Voto útil. Aunque lo me me gustaría sería que se pudiese votar no a favor de un partido, sino en contra de un partido. No iban a quedar gaviotas en la bahía.

Mar dijo...

Ahí lo has clavao. Si en vez de votar a quien queremos, pudiésemos "botar" a quien no queremos, otra gaita nos iba a tocar.
Yo este año pensaba pasarme el día de las elecciones tranquilita en casa, pero de repente se han acordado de mí en mi pueblo y tengo que pringar todo el puñetero día viendo votar a los demás...

Mar dijo...

Hasta ahora, en todas las votaciones siempre le tocaba a mi padre, a mi primo o a mi tía - sí, es que nos tienen mucho cariño en los "sorteos" - por lo que queda demostrado que los marrones se heredan.

Anónimo dijo...

Tecumacumaya. Tenías razón con lo del Porqué (causa o razón), nunca te acostarás sin saber nada nuevo, merci! Para el Domingo 9 Alea iacta est. Votemos todos.

Carlos de la Cruz dijo...

La Ley Electoral hay que cambiarla ya. Y el Senado, suprimirlo. Total, nadie le hace ni puto caso y encima las papeletas son muy grandes :P.