domingo, abril 13, 2008

El mail de J

Timothy
James Bond dice: "J, si quieres que vista con traje de chaqueta, págame como a la gente que viste traje de chaqueta"

Andaba yo alegremente el otro día, copipasteando de aquí, escribiendo un poco de código allá, cuando aparece la ventanita del Outlook. Tienes correo, nene. Es de Jota, el superjefazo. ¿Qué será esta vez? ¿Una fantástica y erótica aventura con espías rusas de por medio? ¿Los extremistas islámicos se han hecho con unas cabezas nucleares? ¿O acaso un loco homicida pretende clonar al presidente de los EEUU para que se presente otra vez a las elecciones? Pang, me caigo del guindo. Es un mail colectivo. A ver que mosca le ha picado ahora...

"Buenas tardes:

[...]

Por otra parte, mañana tendremos visita de un cliente importante y, como en otras ocasiones, os pido vuestra colaboración para que todo esté en perfecto estado.

Respecto a la vestimenta, indicaros que durante la última visita detectamos una notable mejoría, especialmente el sector femenino de la empresa. No obstante, este asunto debemos cuidarlo todos los días, y no solo cuando nos visitan clientes. Para bien o para mal, ya no estamos en la Universidad ni en el Instituto y prendas indiscutiblemente cómodas, como pantalones rotos o de camuflaje, camisetas "frikis", sudaderas, tenis, etc. no son las más adecuadas para el trabajo en una oficina como esta. Tampoco son propios de profesionales como vosotros modas de discutible gusto estético tales como la de llevar los pantalones una cuarta por debajo de la cintura.

[...]

Gracias por vuestra colaboración."


¿? Me miro. Pantalones vaqueros, camisa negra y lisa. Miro a mis compañeros. No hay ninguno vestido de Naruto, de Rambo ni de paladín de Tyr. No hay nadie haciendo cosplay. Hay sudaderas, algunos tenis. Y me pregunto qué es lo que quiere este tío. A ver, el 95% de la plantilla está compuesta por gente de 20 a 30 años, pero no nos ha vestido el asesor de imagen de Eminem ni de Britney Spears. Nos llevamos 9 horas diarias frente a un ordenador, por lo que intentamos llevar la ropa más cómoda posible.

Está bien que haya normas, pero a nadie se le ha ocurrido venir al trabajo con pantalones pirata, bermudas o chanclas. Y pienso que la eficiencia y la capacidad laboral debería medirse por mi rendimiento, no por si llevo una camiseta que diga aquello o lo otro. Sin embargo, dudo que a gente que al final de mes tiene un sueldo que no llega a 4 cifras le entren ganas de gastarse los cuartos en trajes de chaqueta. Él si la lleva, pero con lo que le pagan me apuesto el pericardio a que podrían pedirle que se vistiese de Pinocho.

A lo mejor me compro ésta camiseta. A ver si está dentro de lo permitido.

3 comentarios:

Parusia dijo...

Q os paguen un plus para la vestimenta u os regalen una, no te jode!

En un trabajo q no está de cara al publico no veo ninguna justificación el uso de una prenda u otra.

Tu jefe es un flipao!

Mar dijo...

Personalmente creo que si un jefe no fuese mínimamente cabrón o incompetente, jamás habría ascendido a jefe. El toque cabronil viene en el pack cuando te ascienden.

Carlos de la Cruz dijo...

A mí la semana pasada, para celebrar el nacimiento de mi segundo hijo, me mandaron a un cliente durante tres meses... cliente al que debo ir con traje y corbata (los días que hay reunión) y sólo con corbata y pantalones "de vestir" el resto de días que estoy en un zulo.

Y realmente, desde que llevo corbata, los análisis funcionales, los documentos de pruebas y las ñapas en el código fuente me salen mucho mejor. En serio, sí. Sí.

Ay, que mala leche se me pone por las mañanas según me aprieto el nudo...