viernes, mayo 30, 2008

Esto y lo otro

Andábamos con el mismo proyecto, alias el agujero negro, del que les hablé el otro día. Para más información es un proyecto en el que colaboran (es un decir) varias empresas diferentes de desarrollo de software. Como ustedes comprenderán, porque el mundo no es tan bonito como lo pinta el profesor, es un caos de narices. Allí cada uno llama a las cosas como le sale, las hace como sabe y lo pone todo a funcionar como puede. El proyecto es un engendro de sus madres y de sus padres, que son muchos, y no hay posibilidad de que alguien sin superpoderes arregle el asunto sin tirar el proyecto a la basura y empezar de cero pero en serio.
Pues ahí estaba yo, tratando de terminar lo que me mandaron porque además tengo encargado otro proyecto que me gusta más, pero ya saben, este tenía que estar para ayer. Y andaba dale que te pego tratando de hacer que unas dichosas cabeceras de tablas se quedasen fijas cuando se hacía scroll con el ratón dentro de ellas cuando empiezo a leer el código javascript usado en el proyecto por otra compañía (sí, mi intención era fusilarles el código. D10S bendiga al copypaste) cuando veo algo que me reafirma en la idea de que me han tomado el pelo en mis años de estudio. Siempre nos habían hablado de la importancia de los comentarios en las funciones, para que todo quedase clarito, fuese legible y sostenible... Paparruchas. Así es como se hace en el mundo real. Desengáñense, insensatos:

javascript
Click para verlo bien, que merece la pena

2 comentarios:

Mar dijo...

Ojiplática me he quedao... XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Britait dijo...

Que bueno esto, la de cosas raras que vemos los programadores a veces xDD

Un saludo, un blog muy cachondo.