viernes, octubre 10, 2008

And justice for all

Gary McKinnon es un hacker inglés. Al parecer, estuvo accediendo sin autorización a ordenadores de diferentes organismos norteamericanos. Le han pillado y USA ha pedido la extradición. Su país se la ha concedido, por lo que Gary se enfrenta a una larga condena, incluso a "ser frito", según palabras de algunos funcionarios. Un asunto peliagudo.
No voy a ser yo quien abogue por Gary. Ha cometido un delito, sea cual sea su motivación. Evidentemente, no ha matado a nadie y habría que ver la proporcionalidad de sus acciones y la pena que se le quiere imponer, pero esa es otra historia. Lo que no me llego a explicar es como Inglaterra, o no nos engañemos, cualquier otro país de la vieja Europa (como España) se pliega a los deseos del amo y señor del mundo. Porque EEUU tiene una larga fama de ser inmune al derecho internacional, como:

Y muchos otros ejemplos que les vendrán a la cabeza. No hay nada más injusto que dos varas de medir. ¿Y adivinan quien la tiene más larga?


Guantánamo, de Sugarless.

No hay comentarios: