sábado, noviembre 01, 2008

La conjura de los necios

Debo confesar que tengo un gusto peculiar por la literatura. Normalmente, los libros que relatan la vida y hechos de personas normales no me terminan de llenar. Si no hay un componente extraño, algo fuera de lo normal, no va a ser un libro que, a priori, me atraiga.
Un amigo me prestó hace poco "La conjura de los necios" para que me la leyese y como siempre sigo sus consejos respecto a los libros, no me lo pensé dos veces. Le pregunté de que iba y me contestó "de un gordo que busca trabajo". Con este escueto resumen, decidí probar por mi mismo si era tan bueno como me había contado.
La conjura de los necios es un libro que cuenta las aventuras de uno de los personajes más particulares que jamás me he encontrado en las páginas de un libro. Se trata del inefable Ignatius Reilly, un gordo treintañero que vive en casa de su madre viuda en Nueva Orleans. Ignatius es un tipo erudito, pero mezquino y de modales completamente despreciables. Él odia la sociedad en la que vive, a la que considera decadente y tiraniza a los demás, especialmente a su madre, una vieja neurótica y adicta a la botella.
La apacible e indignada vida de Ignatius se viene a bajo cuando su madre tiene una accidente de coche, que ha causado desperfectos en una propiedad. Obligado por su madre, Ignatius se aventura fuera de los límites de su mundo en busca de un trabajo para ayudarla a pagar los costes del accidente. Mediante el deformado prisma que resulta ser el protagonista, se nos revela la vida de Nueva Orleans, desde sus barrios bajos hasta sus altas esferas y los personajes, todos ellos singulares, se mezclan brillantemente en una historia memorable y sórdida.
La conjura tiene momentos realmente divertidos. Es imposible no sorprenderse por la incapacidad de Ignatius de enfrentarse al mundo real ni sonreir ante sus encontronazos con él. Se trata de una comedia de gran calidad, que explota brillantemente la patética vida de su protagonista, y una de las novelas más aclamadas de la literatura americana del siglo XX, hasta tal punto que ganó un Pulitzer.
El autor de la conjura, John Kennedy Toole, sin embargo, no pudo disfrutar del éxito de su libro, ya que se suicidó antes de que fuese publicada. Su madre fue la que se encargó de que el libro pudiese llegar a nuestras manos.

No hay comentarios: